Teléfono/Fax: (+34) 911 551 333   Mail:

Sábado, 27 Febrero 2016 11:32

Artículo 20

Escrito por 
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • Imprimir
  • Email
  • Medios
  • ¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(0 votos)

CRISTO Y EL DEMONIO


En los últimos tiempos, en España se está produciendo una serie de acontecimientos desde la izquierda radical (y no radical) hacia la Iglesia, que no debería dejarnos indiferentes: Asaltos a capillas, retirada de elementos religiosos de la vía pública, tergiversación del sentido de la Navidad y de los Reyes Magos, intentos de imposición del laicismo en instituciones y de cambio de nomenclaturas de calles con nombres de Santos, procesiones y oraciones obscenas, etc, etc. Esto en lo que se refiere a la extrema izquierda, comunista ella se llame como se llame, pero que también tiene su reflejo en la izquierda más moderada, léase PSOE, cuyo líder está empeñado en modificar los acuerdos con la Santa Sede, no sabemos, aunque sí tememos, en qué términos.


Es importante analizar las causas de estos hechos, porque todos ellos tienen un denominador común: el odio a la Iglesia y todo lo que ésta significa. Pero, ¿de dónde viene este odio? ¿Por qué este empecinamiento en cuestiones que a ellos no les afectan directamente? Aparentemente hay asuntos mucho más importantes que éstos (para ellos desde luego) de los que deberían ocuparse con especial afán. Por otra parte, la Iglesia no obliga a nadie a seguir su confesión. Actualmente, gracias a Dios, quien no desea tener qué ver con la Iglesia, es totalmente libre para adoptar la opción que más le interese.


Además, las personas que están abanderando este asunto obsesivo son, por lo general, muy jóvenes. No podemos aludir a traumas pasados que justifiquen este odio. Ni siquiera han conocido la dictadura en España y, por mucho que hayan oído hablar de ella, dudo mucho que esto les haya influido tanto. ¿Acaso sus padres y/o abuelos les han podido inculcar un odio tan extremo? Bien es sabido que mayoritariamente la juventud está a otros temas y no especialmente a los que ocupan a sus progenitores, a los que tratan de ignorar todo lo que pueden. Es verdad que en los ambientes universitarios se fomenta de manera especial este anticlericalismo radical, pero, ¿podría ser ésta la principal causa que empuja a estos partidos a protagonizar actos de esta naturaleza? ¡¡Definitivamente no!! Al menos esta es mi opinión.


En una tertulia de TV reciente, algún contertulio tachaba a estos extremistas de cobardes porque esas mismas iniciativas no se atreverían a plantearlas ante el Islam. Lo cierto es que, hace poco tiempo, unas activistas de un grupo feminista que no deseo nombrar (más que nada para no hacerles propaganda) protestaron medio desnudas ante, creo recordar, un foro islámico. No sé si volverían a atreverse, pero no es cobardía la razón que mueve a la izquierda a arremeter contra la Iglesia Católica y no hacerlo contra el Islam. No tendría razón de ser que, abogando por ejemplo por la igualdad de la mujer, de lo que tanto cacarean, no se manifiesten de algún modo en contra del sometimiento del Islam hacia las mujeres. No voy a entrar en detalles, pero mientras los ciudadanos de los países islámicos tienen sus libertades absolutamente recortadas, en ningún país democrático las personas son obligadas a adoptar confesión alguna. Ni siquiera la Iglesia Católica tiene hoy día la más mínima influencia en este sentido.


¿No enarbola la izquierda la bandera de la libertad y de la igualdad? ¿Impide la Iglesia Católica la libertad y la igualdad de las personas? En absoluto. La prueba es que muchas Parroquias se están quedando vacías, prueba de que nadie es obligado a sumarse a este tipo de confesión. ¿Incide la Iglesia Católica negativamente ante la sociedad? Desde el punto de vista de los radicales sí, pero lo cierto es que hay todo tipo de realidades dentro de la Iglesia con un carácter eminentemente social que cubren carencias de personas necesitadas, que el Estado, ni quiere ni puede asumir.


Entonces, ¿cuál es la raíz profunda que lleva a estos partidos políticos a atacar a la Iglesia con esa saña tan especial?


Dice Cristo: "Acordaos de la palabra que os he dicho: El siervo no es más que su señor. Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros;... Pero todo esto os lo harán por causa de mi nombre..." (Jn, 20-21).


¿Quién perseguía a Cristo? Personalmente los escribas y fariseos, que eran los que estaban al frente del pueblo, pero hay un enemigo único. Al fin y al cabo los perseguidores son hombres con más o menos formación, con más o menos ignorancia, pero hombres al fin y al cabo. Esos hombres llevaron a Cristo a la cruz, mataron al hombre, pero no a Dios. Dice Jesús en otra parte de la Escritura: "Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna" (Mt 10,28). ¿Quién es éste que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna, o sea, en el infierno?: EL DEMONIO. Alguien de quien ni siquiera en la Iglesia se habla ya, pero que existe.


Este ser que persiguió a Jesús muy directamente a través de las tentaciones del desierto y como último intento en el huerto de Getsemaní, y cuyo principal éxito es pasar desapercibido ante el mundo. Así puede campar a sus anchas y aparecer disfrazado en medio de estas hordas extremas, usadas para perseguir a la Iglesia, es decir, para perseguir a Cristo en la persona de los cristianos. Pobres, porque no saben lo que hacen!! El objetivo principal del Islam es borrar a los cristianos de la faz de la tierra, por eso es perfectamente entendible la comprensión de la izquierda ante el auge del Islam, especialmente en Europa. El Demonio utiliza todos los medios a su alcance para perseguir a Cristo y coloca a sus voceros para que parezca que los radicales políticos tienen motivos de peso para llevar a cabo esa persecución.


Y, ¿cuál es la respuesta de la Iglesia ante estos ataques? Habrá opiniones y reacciones para todos los gustos, tanto dentro como fuera de la Iglesia, desde la indiferencia más absoluta, pasando por la lógica preocupación y siguiendo por una prudencia más o menos acusada, hasta la indignación y la reacción más furibunda, porque cada cual es libre para expresarse como mejor le parezca.


Mi opinión es que a lo que estamos llamados los cristianos es a mirar a Cristo, que cargó con los pecados de todos nosotros. Y, ¿qué proclamó Cristo ante la persecución?: "Bienaventurados seréis cuando os injurien y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros" (Mt 5, 11-12)


¿Es esta la respuesta de la Iglesia y de los cristianos? Cada uno sabe lo que hay en su interior, pero lo cierto es que esta actitud de Cristo es la que derrotó al Maligno.


El AMOR AL ENEMIGO es el arma de combate más eficaz que se conoce.


Como muestra un botón. Os aconsejo que veáis este video. Estos de la "Oveja Roja" y sus entrevistados, ¿a qué signo político creéis que pertenecen? ¿Qué es lo que realmente les mueve a promover esas iniciativas?

Visto 904 veces Modificado por última vez en Sábado, 27 Febrero 2016 11:40

Medios

El laicismo en España
Más en esta categoría: « Artículo 19 Artículo 21 »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.